5 trucos para que tu voz domine el mundo

Clases de canto, trucos para cantar, aprender a cantar… como sea que lo estás buscando, te ayudaremos a ser el mejor.

Como una de las mejores entrenadoras vocales de celebridades en el mundo, lo he visto todo.

Desde leyendas del rock y ganadores de Grammy hasta decenas de miles de independientes emergentes, una cosa es cierta:

No tienes que tener la mejor voz en el mundo, pero tienes que tener una buena. Y una que no se te quite cuando verdaderamente la necesites.

Aprender a cantar en Genesys Music Academy:

Y si lo que quieres es cantar como los grandes, en Genesys Music Academy tenemos un programa que te permitirá cantar desde la primera clase.

Dale un vistazo a lo que te ofrece nuestro programa de clases de canto. Haz clic aquí

5 trucos vocales para hacer que tu voz domine el mundo:   

Respira en tus costillas (no solo tu abdomen)

Tu abdomen es un buen punto de comienzo, pero no es ni la mitad de la batalla.

Si quieres catar, tienes que respirar en tus costillas y espalda. Es la única manera en la que tu diafragma caerá y llevará el aire hasta los lugares más recónditos de tus pulmones.

Abre tu garganta

Coloca tus dedos delante de tu garganta. Abre tu mandíbula.

¿Sentiste tu garganta moverse para abajo? Ahora, con los dedos en el mismo lugar pellizca fuerte tus mejillas entre tus dientes.

Hazlo de nuevo. ¿Se movió más abajo que antes? Debería hacerlo. Es un muy buen ejercicio para abrir tu garganta.

Abre la mandíbula

Hazlo mientras cantas vocales. Brinda más sonido y volumen a tu vooz. Es mágico.

Adelgaza tu voz para las notas altas

Piensa en tu voz como si se tratara de un elevador. Mientras más suba, baja el volumen de tu voz.

Si quieres bajar, elevalo. Notarás que los buenos cantantes no elevan su voz para las notas altas.  

Controla tu pecho

Dejar caer el pecho cuando cantas es la causa número uno de la falta de control de respiración y la tensión vocal.

Atento a si dejas caer tu pecho cuando estás cerca de terminar una frase y mantenlo elevado hasta terminarla.

La meta es tener los hombros, pecho, y cuello relajados mientras cantas. Practícalo y mira cómo mejoras tu control de respiración.  

Espero que esto ayude a que tu voz domine el mundo, donde quiera que estés.

Te puede interesar leer:

“Creando un mundo mejor con música.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *